TakeItCoffee

Preparar café en grano

El café ha sido una excelente y versátil bebida que durante muchos años ha llegado a ser parte del consumo cotidiano de los seres humanos. Esta bebida se puede encontrar en distintas presentaciones y variedades.

La primera manera de ver el café es cuando se cosechan los granos directamente de la planta, y en este artículo queremos hablar precisamente de esta presentación del café. Aunque parezca una tarea complicada, llevar el grano de café al punto de tenerlo ya molido es un proceso bastante sencillo.

coffee, coffee beans, beans

Claro, es algo meticuloso según lo que afirman los baristas y expertos en esta rama y precisamente este post se trata de ello. Sigue con nosotros y entérate de las distintas características que diferencian esta manera del ver café y la gran preparación que se realiza hasta llegar al punto de disponer del mismo en polvo en nuestros hogares.

Tipos de café en grano

En lo que respecta a los distintos tipos de grano de café que existen, cada uno de ellos presenta distintas características y propiedades que hacen que su sabor varíe en diferentes maneras. Por tal razón, te queremos resumir los más conocidos.

Arábica

Es considerado el café de mayor clase y de mejor sabor. El tipo de grano arábica, ofrece grandes riquezas en lo que respecta al olor y además aporta un excelente sabor que es característico en todo momento. Además, una de sus principales características es un increíble sabor tan suave que se ha convertido en el favorito de las cafeterías.

Robusta

Este tipo de grano se ha ganado el nombre del rey del café. Como su propio nombre lo determina, los granos son robustos y disponen hasta el doble de energizantes y estimulantes que el Arábica, lo que al momento de su presentación el sabor es mucho más fuerte y con ligero toque de amargo.

Este grano es ideal para esas personas que les gusta un café bastante fuerte, pero sin que se exagere lo amargo del mismo.

Kopi Luwak

Este grano se considera más tipo gourmet, es decir, de más categoría por los baristas. Originario de Indonesia y su preparación y fertilización es por medio de mangostas que aportan ese sabor que se puede sentir en las más refinadas cafeterías, donde disfrutar de una taza de este tipo de café es un verdadero deleite.

“Yo he medido mi vida en cucharitas de café.”

T.S. Eliot

Café en grano vs café molido

Muchos se preguntan ¿Es mejor el café ya molido o en granos? Para darle una respuesta bastante acertada se puede utilizar un ejemplo real: ¿te atreverías a comprar una botella de vino sin el corcho en la punta? o ¿tomarías un poco de jugo de naranja que se ha encontrado abierto hace un par de meses? Es evidente la respuesta, nadie lo haría.

En el caso del café es lo mismo. Al comprar el café en grano garantizas un tueste y una molida hecha a tu gusto y la propia manipulación del mismo será ejecutada por ti; aumentando la confianza de tomarlo con tranquilidad y sin tener la duda de saber si posee algún aditivo adicional el propio grano o no.

Además, el sabor que obtiene una taza de café cuando está recién molido es insuperable, combinado con un excelente aroma que desde el momento en el que se está moliendo invadirá cualquier lugar y aumentará las ganas aún más de disfrutar de esa rica taza de café.

Cualquier cafetería de categoría realiza este proceso: compran el café en grano y cuando sus clientes piden el café muelen los granos y preparan el café.

Además, ese rico e inigualable aroma tarda en desaparecer unos 20 minutos, lo que se convierte en una excelente ventaja ya que mientras disfrutas de esa deliciosa taza de café tendrás el aroma al mismo tiempo.

Una razón por la que el aroma del café ya molido no perdura tanto tiempo es porque al ponerse en contacto directo con el aire el café se oxida con mayor rapidez y pierde el aroma mucho más rápido. A diferencia que mientras se muele, apenas se crea el polvo del café y resiste al aire mucho más tiempo.

Aunque es cierto que el café molido tiene ventajas en el tiempo de preparación y uso, no se puede comparar con la exquisitez de disfrutar una deliciosa taza de café molido y recién hecho.

Sin embargo, el gran enemigo del café, ya sea que se compre en grano o molido siempre será el oxígeno, por eso es recomendable evitar el mayor contacto con él para que el aroma dure lo suficiente.

granocafe

El proceso de preparar café en grano

El proceso de cómo se logra obtener los granos de café no es tan complicado, pero de igual manera queremos darte una pequeña guía de este maravilloso proceso para que así puedas conocer la manera en que llega a cada mesa este excelente polvo que cada mañana activa a cualquier persona.

  1. La plantación: este excelente producto es una semilla que se obtiene de la propia planta, que también es llamado cafeto. Sus orígenes son de la provincia Kaffa de las tierras que se encuentran en Etiopía. Es una planta de clima subtropical, la cual requiere una siembra en la temperatura correcta, y se encuentra entre los 18 a los 24 grados Celsius.
  2. El proceso de cosecha: cuando la planta se encuentre con el fruto al punto de la cosecha se tiene que llevar a cabo el proceso de recolección de los granos, los cuales se conocen como cerezas. Normalmente se realiza a mano, donde se seleccionan únicamente los granos que se encuentren el punto correcto de madurez.
  3. El procesamiento: este punto se puede dividir en dos procesos. El primero es el húmedo, donde se separan la pulpa que producen los granos y se procede a que se seque la cáscara que rodea por completo el grano. El segundo es el proceso seco, aquí se deben extender los granos en una superficie limpia directamente al sol para que se logre el secado correcto.
  4. Curando el café: cuando se realiza el proceso húmedo deben retirarse los pergaminos que rodean a cada grano de café, pero si sólo se realiza el proceso de seco entonces se debe eliminar la cascara que se seca en el grano.
  5. La degustación y pruebas: este proceso es una cantidad de pruebas de calidad para verificar el punto correcto de los granos; este proceso también es llamado cupping. Durante este método se evalúan diversos aspectos, tales como: el sabor, la acidez, el cuerpo y el aroma.
  6. El tostado: una vez que se ha logrado la calidad del producto deseada, se inicia el tostado de los granos del café los cuales se encontrarán en color verde y al terminar el tostado el grano logra adquirir una tonalidad marrón oscuro. Este tostado debe llevarse a una temperatura no menor de unos 200 grados Celsius ya que dicha temperatura permite liberar los aceites que el grano dispone y realizar el tostado de manera correcta.
  7. La molida de los granos: el último proceso es moler los granos de café, pero ya en este punto es una decisión personal si se decide comprar el grano o el café molido. Sin embargo, como mencionamos antes nuestra recomendación es comprar el café directamente en grano y cada quien realizar el proceso de molido.
¿Te has quedado sin café en casa? Aprovecha nuestra suscripción online para probar distintos cafés de origen tostados artesanalmente.